Cómo fomentar la autoestima en ancianos

Desde que somos muy pequeños todo nuestro entorno se preocupa por fomentar y fortalecer nuestra autoestima, pues será una de las claves en las que se apoye nuestra personalidad y factor implicado en futuros logros y fracasos.

Encontramos muchos libros de cabecera, cursos, vídeos dando tutoriales en los que nos explican diferentes fórmulas para reforzar esta. Pero parece que con el tiempo y cuando llegamos a la tercera edad de pronto parece no importar.

 

La baja autoestima en personas mayores, un problema del que poca gente se da cuenta

En las residencias de ancianos de Madrid no solamente nos ocupamos del bienestar físico de nuestros mayores, de atenderles en todas sus necesidades, de sus cuidados médicos, sino que además nos ocupamos de todo el área psicológica, incluyendo su autoestima.

Y es que es una de las áreas que más dañada se ve con el paso de los años, la pérdida de las habilidades motoras que antes tenían, la pérdida de visión y audición, problemas de memoria, el concepto que tiene toda la sociedad asociado a la vejez, ver cómo su cuerpo envejece en el espejo…

Sentirse un mueble  inútil en casa de sus hijos o verse relegado a un ambiente ajeno en una residencia con visitas que cada vez se espacian más en el tiempo. El sentimiento de soledad al ver que van perdiendo a todos  sus amigos, que tienen que dejar su casa e incluso a su familia.

Las consecutivas enfermedades, un ambiente decaído… todo ello son motivos  que minan la autoestima y que pueden llevarles a entrar en un proceso depresivo y de aislamiento con consecuencias muy graves,pérdida de apetito, apatía, conductas autodestructivas….

Por ello es casi tan importante el atender sus necesidades psicológicas como las  físicas. Dentro de las residencias de mayores en Madrid intentamos implantar, además de terapia,conductas y rutinas muy sencillas que sigue todo el personal que ayudan a prevenir la pérdida de autoestima.

Fomentar la autonomía dentro de las residencias. Intentar no tratarlos como si se tratase de inválidos, aunque tengan movilidad reducida es muy importante que las cosas que puedan hacer solos y motivarlos a que lo hagan. Es importante que,por muy pocas cosas que puedan hacer por sí solos, aunque solamente sea comer o cambiar la televisión de canal, lo hagan, ya que se sentirán útiles y capaces de hacer algo frente a sus limitaciones.

Darles tareas para que se sientan útiles. Podremos darles tareas divididas en pequeñas partes para que les resulte  más sencillo. O incluso  pedirles consejo o  su opinión acerca de cómo hacer una tarea, compartir con ellos nuestras preocupaciones…

Mantenerlos lo más activos que se pueda. Pedirles que den un paseo con nosotros por la residencia, que vayan a por un café, que salgan con sus compañeros al jardín o implicarlos en los juegos que pueda organizar esta.

Permitirles ser partícipes de todas aquellas decisiones que les afecten. Así sienten que no han perdido el control sobre su vida. Por ello pedirles opinión acerca de actividades, de lo que les gustaría comer, visitas, ropa… refuerza positivamente su autoestima.

Respetar su intimidad lo máximo posible. Aunque estén dentro de una residencias de ancianos de Madrid no  implica que se sientan como en una cárcel. Por ello es importante que el personal les deje solos si  se lo piden, que se llame a la puerta antes de entrar o en el baño si se están aseando, si puede vestirse solo que lo haga.

Estas pequeñas acciones les harán sentirse respetados e independientes, factores clave en la construcción de una autoestima fuerte y sana. La clave para prevenir futuros problemas como el sentimiento de soledad o posibles depresiones.

Carmen